Harto por el Arte

El arte me produce una glotonería que no es capaz de provocarme ninguna vianda. Consumo enormes cantidades de arte a cualquier hora del día, ya sea mirando cuadros en un museo o en un catálogo, o estudiando un poema de Pound, de Levertov, de Marimón, u observando la ciudad, sus accidentes y entresijos. Después me voy al cine. Escribo oyendo música. Compruebo que a mis amigos les pasa lo mismo: creo que fuí el primero en notar que la Revolución produjo (que las revoluciones producen) un excedente artístico, una plusvalía sentimental. Las carencias materiales son sublimadas en la creación de entidades metafísicas. Creo que mi desproporcionado apetito se debe a una educación comunista que puso poco énfasis en la esfera material. El castrismo me volvió enteramente subjetivo. Estas son mis pequeñas intervenciones, calibradas aportaciones al debate artístico.

Backstage, en el Café Nostalgia, que yo bauticé Cabaret Neuralgia en las noches que me presenté allí

Backstage, en el Café Nostalgia, que yo bauticé Cabaret Neuralgia en las noches que me presenté allí

Un Comentario

  1. Frank Leon

    Oye Néstor, muy buenos los artículos todos. No sabía que tenías este blog . Y lo guardo en mis favoritos para regresar a ellos en una balsa de plata, si no se hunde antes…je,je. Un abrazo y disfruto mucho lo que escribes y como lo dices. Frank León

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s