À LA CARTE: Negro ensalchichado para la duquesa de Cornwall y su consorte

default-1

Parece que Cuba está en vías de convertirse en otro museo de la gastronomía global, una especie de Tate Modern de la jama. Antes de morir, Anthony Bourdain dio su sello de aprobación a nuestra gastronomía, y se sabe que García Márquez pegaba la gorra cada vez que Fidel ponía el agua para su langosta Termidor.

“¡Iré a comer a Cuba!”. Así como lo oyen, incrédulos de Guanabacoa, haters de La Víbora, lorquianos de Santos Suárez. Debe sonarles a ¡El primero que hable se traga un mojón!.

Entonces, ¿de qué gastronomía cubana habla la duquesa de Cornwall? Su comentario imprudente ha levantado ronchas entre los comensales. ¿Será posible que desconozca la oscura historia de nuestra cocina?

Debe saber Camila que la ropa vieja emigró a Hialeah, junto al durofrío de caimito, el tamal de cangrejo, el pavo relleno y el atol de chocolate. Lo que quedó fue arte, la fruición estética de repetir esos divinos nombres y enseñárselos a los bisnietos.

La culinaria cubana es metafórica, su sabor está en el lenguaje mismo, de ahí el cambio de nombre de “restaurante” a “paladar”. La palabra “restaurante” viene del francés restaurer, que significa “restaurador de energías”, y se sabe que únicamente una restauración política podrá devolverle a Cuba los sabores perdidos.

Pero un menú no es una Enciclopedia Británica. Algo habrá que darles después de un vuelo de siete horas seguidas. ¿Cómo traducirle a Camila nuestra carta magna?

  1. Meao de cotorra
  2. Chilindrón de chiva
  3. Sopa de gusana
  4. Negro ensalchichado
  5. Pulled pork, o Doble cerdito El Sexto
  6. Pan con lechón (o bacalao con pan).
  7. Rabo encendido
  8. No es jamón (Ce n’est pas un jambon)
  9. Spray de pimienta.
  10. Caña a tres trozos

Una completa cubana debe incluir por lo menos un aperitivo, dos opciones de primeros platos, y dos de segundos, seguidos de un buen postre y una bebida fuerte. ¿Podrá creer la duquesa de Cornwall que alguien en New Jersey envió las cenizas de la abuela metidas dentro de un sobre de sopa Maggi, y que los destinatarios cubanos se la tomaron?

¿Podrá entender Camila que el hambre nos lleve a considerar el magnicidio? ¿No era ella la prima de Eduardo Quinto y de Guillermo Segundo? Pues, que venga a probar el delicioso fricasé de puerco en la Cochiquera de Chocolate MC y Danilo el Sexto

Exposicion-Sexto-Miami_CYMIMA20160226_0064_12

Los ingredientes de la cena en honor a la realeza británica están siendo preparados en anticipación de la visita real. Por ejemplo, el jugoso Negro ensalchichado.

Nótese que la escena de cacería concluye dentro de un restaurante (close-up de tenedor y cuchillo) donde los turistas se atiborran sin prestar atención a lo que pasa afuera. La situción política es una cochiquera que se desborda hacia el interior del restaurante, y esa es la señal de que por allí comenzará la restauración, el banquete del pueblo.

¡Ensalsado!

¿Le gusta el Chocolate a la duquesa?

Acostumbrado a vivir en un corral con muchos puercos…

¡Esto es una cochiquera! ¡Esto es una cochiquera!

Lo saben los reparteros,

lo saben las reparteras,

que esto es una cochiquera.

¿Quién duda que habrá canibalismo en la Cuba que se avecina? ¡Habrá blanco en parrilla! Habrá lo que en Saint-Domingue se llama cabrit: chilindrón de chiva. Los tribunales y los cadalsos se levantarán en las paladares.

La Revolución se morderá la cola.

Ese día la gente dejará de comer mierda y beberá sangre de reyes, como los ingleses.

“Lo sentimos mucho, eso no tiene nada que ver con nosotros…”

La mesa servida, Altezas Reales

 

 

Anuncios

  1. No te escandilices (es un decir) estimado Néstor. El otro día leí un correo electrónico de un mayorista de viajes listando, entre otros atractivos, los restaurantes gourmet (que no paladares) en Labana y Santiago. El mensaje era para unos viajeros que salan en crucero de lujo (nada de Carnival) hacia Cuba, acompañados del distinguido chef Don Augusto Schreiner. It’s the shape of things to come. Saludos.

  2. aga

    Cosas veredes, amigo Nestorius, y aún comeredes… Esta empamelada duquesa (seguro La China le pide que le obsequie su vistoso atuendo de tete), ha llamado más la atención por su declaración sobre la cuisine cubaine que el mismo hecho del viaje de ella y su engalesado consorte. Seguro Usebio los llevará de la mano a sentarlos en el trono que nunca ha sido estrenado, y les servirá mojitos en una bandeja de plata de la vajilla que dejó olvidada por allá Lord Albermarle.

    Sin embargo, Madame la Duchesse no habla sin conocimiento de causa: uno de los chef principales del Buckingham Palace es un cubano que es muy apreciado por Chabela The Second, por un plato tan “cubano” (nouvelle cuisine) como los tostones rellenos de camarón, que debe ser algo así como la Loa al Colesterol y más mortal para la monarquía británica que el mismísimo Partido Laborista. Ojalá sobrevivan a la experiencia gastro-castro-nómica.

    Provecho, amigo. Y no me olvide, que yo lo tengo siempre muy presente.

    Alesso

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: