Legna Rodríguez Iglesias: El hongo patógeno en el culo de la rata

Hypermedia

A principios de año me llegó por correo un libraco obeso. Todo estaba arreglado para que así fuera, y en verdad demoró menos de siete días. Ingenuamente pensé: la creación, el lenguaje. Una parábola del mal samaritano. Se trataba de la poesía reunida de Néstor Díaz de Villegas (NDDV). Poemas octosílabos, endecasílabos y etcétera. Por poco me desaparezco, como un “Ford que desaparece”. Luego escribí un texto de sorpresa, no un texto crítico, menos un ensayo, un definitivo texto de sorpresa sobre Buscar la lengua. Poesía reunida 1975-2015 (Editorial Bokeh, 2015).

A partir de ese día, el día del cartero, el paquete postal y el delivery, se concatenaron diálogos, hechos. Fue NDDV el único cómplice de mi primer tatuaje en Miami, una miniatura de líneas, paralela a la axila izquierda. Con un nailon pegado al tatuaje hablé por teléfono con NDDV, había tremendo sol y la coordenada era Wynwood. Me…

Ver la entrada original 2.406 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: